Cómo afecta la enfermedad periodontal al organismo

La enfermedad de las encías puede tener efectos de gran alcance en su salud oral y en su apariencia. Sin embargo, muchas personas desarrollan la enfermedad sin saberlo y se ignoran las señales de advertencia iniciales, como la inflamación de los tejidos de las encías y el sangrado ocasional. Aunque tenga estos síntomas, no se rinda. Cuando se detecta a tiempo, la enfermedad de las encías puede prevenirse y el daño puede repararse.

La enfermedad de las encías comienza con la formación de placa en las encías y los dientes. La placa que se acumula con el tiempo irrita las encías. Esta etapa de la enfermedad de las encías se denomina gingivitis, y sus síntomas pueden ser mínimos al principio, pero acabarán apareciendo si no se tratan.

Una vez que se supera la gingivitis, la enfermedad periodontal se convierte en una afección crónica que requiere un tratamiento continuo. La placa no eliminada acaba por endurecerse y convertirse en sarro, que aleja las encías de las raíces de los dientes y crea bolsas periodontales que acumulan bacterias. Sin tratamiento, estas bacterias orales destruirán progresivamente los tejidos de las encías y el hueso que soporta los dientes, cuyo resultado es la pérdida de dientes.

Tratamientos comunes de la enfermedad de las encías

Limpieza dental tradicional: Este es el procedimiento típico que se realiza en una revisión semestral. La clínica dental Centro Luzida nos indica que consiste en eliminar el sarro y pulir los dientes para crear una superficie resbaladiza que no sea atractiva para la placa y las bacterias orales. Las limpiezas dentales regulares pueden ayudar a prevenir la enfermedad periodontal y eliminar la gingivitis.

Raspado y alisado radicular: Este procedimiento es una limpieza profunda y consiste en eliminar la placa y las bacterias que se han acumulado en las bolsas periodontales. Se pulen las superficies rugosas de las raíces de los dientes. Este procedimiento se lleva a cabo con herramientas dentales tradicionales o con un láser de diodo, este último muy valioso para esterilizar las bolsas periodontales y eliminar con precisión los tejidos infectados.

Aplicación local de antibióticos: Después de una limpieza profunda, podemos colocar un antibiótico tópico dentro de las bolsas periodontales para prevenir el crecimiento bacteriano mientras sus encías están sanando.

Problemas de salud relacionados con la enfermedad periodontal

Además de los efectos debilitantes en su salud dental, los investigadores también han encontrado una conexión significativa entre la infección periodontal y otras condiciones de salud graves. Los expertos sospechan que esta relación proviene del hecho de que la enfermedad periodontal es un contagio bacteriano activo que puede extenderse y se extenderá inevitablemente. Las personas con una enfermedad de las encías avanzada también tienen un mayor riesgo de desarrollar las siguientes afecciones:

Enfermedad arterial coronaria: Los irritantes tóxicos que se encuentran en las bacterias periodontales pueden llegar a las arterias viajando por el torrente sanguíneo. Esto puede causar una inflamación en las arterias, creando una obstrucción, aumentando el riesgo de ataque cardíaco o accidente cerebrovascular.

Diabetes: La diabetes y la enfermedad de las encías suelen ir de la mano, posiblemente porque la diabetes interfiere en el sistema inmunitario del cuerpo. Como sus defensas naturales intentan eliminar la infección, los niveles de azúcar en sangre se ven alterados, lo que hace que la diabetes sea difícil de controlar.

Problemas en el embarazo: El embarazo tiene una relación bidireccional con la enfermedad periodontal en el sentido de que las hormonas que prevalecen durante el embarazo pueden poner a las mujeres en riesgo de inflamación de las encías y, eventualmente, de enfermedad periodontal. Además, la enfermedad periodontal durante el embarazo suele estar presente en mujeres que han dado a luz prematuramente o a bebés con bajo peso.

Recupere su salud oral y general

Si no tiene actualmente una enfermedad de las encías, la prevención es sencilla. Adopte un enfoque proactivo en su rutina de higiene oral en casa y visite a su profesional dental de confianza cada seis meses para mantener una sonrisa sana y duradera.